Todo lo Necesario Sobre El Labrador Retriever

El perro Labrador Retriever se originó en Terranova (Canadá) por el siglo XVI. Eran pequeños perros de agua utilizados para recuperar aves y peces en la cacería. Incluso cuentan que arrastraban pequeños barcos a través del agua.

En la actualidad es uno de los perros más populares, entre las familias del mundo, por su versatilidad, personalidad tranquila y por varios aspectos, las cuales descubriremos a continuación.



Historia del Labrador Retriever.

Su fuerte deseo de trabajar, la versatilidad y los abrigos impermeables que poseían impresionaron a los pescadores, marineros y mercantes, uno de los cuales se llevó un perro hasta Inglaterra.

Lord Malmsbury quedó encantado al ver este tipo de perro en los puertos canadienses, llamado entonces perro de San Juan (St. John's Dog), e importó varios desde la región Terranova-Labrador. Por lo que a Lord Malmsbury se le atribuye haber empezado a llamar a este perro como "Labradores".

Eventualmente, una cuarentena en Inglaterra detuvo las importaciones adicionales al país, y los Labradores ya establecidos en Inglaterra, fueron cruzados para establecer otros Retrievers, hasta llegar a la raza que actualmente conocemos.


Características del Labrador Retriever.

El Labrador Retriever es un perro de tamaño mediano, de constitución robusta, que conserva sus instintos de caza y necesidad de trabajo.
De pie puede medir entre 54 a 64 centímetros y puede llegar a tener un peso saludable de 24 a 36 kilogramos, siendo las hembras más pequeñas que los machos.

La raza de este perro es compacta y bien equilibrada. Tienen capas de pelo cortas y resistentes a la intemperie, pudiendo ser de color amarillo, negro o chocolate.


Tienen la cabeza ancha con pómulos delgados, hocico ancho, nariz amplia y con fosas nasales bien desarrolladas.

Sus ojos son de tamaño mediano con una expresión amistosa y tierna, las orejas ni largas ni pesadas, aunque siempre están colgadas y relativamente pegadas a la cabeza, con una inclinación ligeramente hacia atrás.

Sus extremidades están bien desarrolladas y sin inclinación hacia la cola, sus rodillas han de estar bien anguladas.

Sus pies son redondos y compactos, con dedos bien arqueados y almohadillas plantares bien desarrolladas.

Su cola es gruesa en la base y delgada en la punta, de tamaño mediano y sin flecos, pero bien cubierta de pelo corto, grueso y denso, que le da la apariencia de la cola de una "Nutria”. Puede llevarla alegremente, pero no enroscada sobre el dorso.

Cuidados del Labrador Retriever.

El Labrador Retriever no es es difícil de cuidar, aunque es sorprendente la cantidad de desprendimiento de pelo que puede tener el abrigo del perro.

El desprendimiento será más peor en primavera y otoño, cuando la capa corta y densa, junto al pelaje exterior grueso pierden todo el pelo muerto. Por lo que durante estas épocas del año se deberá cepillar diariamente al perro. Y un cepillado por semana el resto del año.

Los Labradores tienen mucha energía cuando tienen que realizar una actividad, sobre todo cuando es hora de jugar, por lo que algunas veces jugarán duro, cosa que no debe preocuparnos.

Cuando es el momento de tomar una siesta, también lo hacen con entusiasmo, pero este deseo de jugar y el instinto de trabajar indican que los Labradores Retrievers necesitan ejercicio vigoroso todos los días y un trabajo que realizar. Por lo tanto es recomendable que le enseñe a traer el periódico cada mañana, aprender a recoger sus juguetes, y entrenar en obediencia.


Estos perros se desenvuelven muy bien en muchas actividades caninas, incluyendo agilidad, flyball, pruebas de campo, pruebas de rastreo, trabajo de búsqueda y rescate, como perros de terapia, además la gran mayoría disfrutan del agua, por lo que si tiene disponible una piscina o un lago poco profundo, una sesión de natación sería una excelente manera de quemar el exceso de energía.

La socialización temprana y el entrenamiento pueden enseñar las reglas del hogar, además de hacerlos más sociables con los amigos humanos y caninos de la familia. El entrenamiento no solo deberá estar presente en su etapa de cachorro sino también en la edad adulta, para que la mente del Labrador siempre se mantenga ocupado. Este perro es inteligente por lo que puede aprender obediencia avanzada, trucos, o cualquier otra cosa que su dueño desee enseñarle.

Recomendaciones Sobre el Labrador Retriever.

Los Labradores Retrievers son grandes perros de familia. Ellos ladrarán cuando gente desconocida se acerque a la casa de su familia, sin embargo no son perros guardianes o grandes protectores.

Los cachorros de esta raza son bulliciosos, además necesitan ser enseñados para ser apacibles con los más niños de la casa. Los niños un poco mayores podrán disfrutar cómodamente con el Labrador Retriever.

La mayoría de los Labradores también son buenos con otros perros y pueden aprender a vivir con mascotas más pequeñas que él, aunque las interacciones deben ser supervisadas.

Los problemas de salud incluyen la displasia de cadera y codo, problemas de rodilla, problemas oculares y alergias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada